Publicado en EL TIEMPO

Querido Dios…….

http://www.youtube.com/watch?v=asrpfTFU_MQ&feature=related

Cuando era muy pequeñita, a eso de los 13 o 14 años, necesitaba escribir y escribir casi convulsivamente.

El centro de mi soledad era cubierto por un manto de palabras comprimidas a las que no le podía dar salida ante  dos orejas dispuesta a escuchar chiquilladas de la edad.

Solo Tú, Señor, solo Tú.

Recuerdo el tacto de aquellos A4 de papel reciclado comprado al peso que tanto me gustaban para estudiar, mi único refugio, mis apuntes.

Siendo una niña torpe y descentrada, hoy en día hiperactiva, conseguía unas notas excelentes solo por haber encontrado en las palabras un lugar cómodo para habitar.

Mil hojas, lápices o bolígrafo Pilot y un paquete de patatas Dora convertían mi vida en el mayor paraíso aquí en la Tierra.

Las palabras emanaban por los poros de mi piel. Los alérgolos nunca encontraron la razón de mis dermatitis, no sabían leer.

Escribir: “Querido Dios”, aunque fuese una frase típica de una colección de material escolar infantil, era destapar la válvula que cierra el contenedor de gas.

La fuerza era tan intensa que llegaban a Ti, al cielo, apenas rozando los rabitos de las “t” mis folios.

Otra vez estoy ante Ti, ahora más modernilla, teclado y pantalla digital. Fíjate Señor como hemos avanzado.

Esta vez te mando la carta por el satélite de turno.

Sin embargo, el mensaje no ha cambiado.

Es una soledad interior la que hoy me lleva al teclear incesante de mis dedos.

Me duele mucho el corazón. Me duele ver el mundo.

Egoísmo, maldad, odio, ira, rencor, abandono…..

Estoy rodeada de personas con estas características. Seguro yo también estoy en este extraño grupo.

Hoy mi llanto se hace palpable, se cuela en mi sueño, me oprime la garganta y me da fiebre.

Dime Señor…. ¿Qué puedo hacer?

Esperar, solo esperar……. Me cuesta Señor, sabes de mi no paciencia.

Te quiero y ver como está el mundo, como estamos los hombres y mujeres,  me duele.

Vivimos inmersos en una hipocresía donde un “Te quiero” no tiene fondo, donde un “siempre estaré contigo” lleva añadido “mientras te pueda exprimir”, donde la persona que más te abraza  es aquella a la que más debes evitar.

Yo he vivido, esto, aún lo vivo, y me duele tanto Señor, tanto…… que aún no puedo ni pensar.

Gracias Señor por seguir abriendo cada día tu correo y siempre contestarme.

Anuncios

Cuéntamelo.....

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s