Publicado en EL TIEMPO

ROMPIENDO

El miedo paralizaba la posibilidad de verse.Enredada en cajas de cartón y cogines viejos pude abrazarte. Me sentí egoista y frágil a tu lado.

Vital, cordial, amena frente a mi imponente llanto reprimido.

Sin recursos lingüisticos y abrazando el deseo de irme pasé la primera hora.

Cuatro más bastaron para volver a nuestra complicidad, nuestras conversaciones vivas y nos muestras latentes de amistad entregada.

Rompimos los miedos, fundidas en abrazos nos despedimos.

Hemos quedado otra vez, como antes.

Anuncios

Cuéntamelo.....

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s