Publicado en EL TIEMPO

Decisiones

Se desprenden de mi últimamente con cierta facilidad etapas de mi vida.

Debo ahora tomar una dificíl decisión y me encuentro sola. Mi cabeza baraja todas las variables y juegan con si se trenzarán en mi mente.

Paso de la felicidad, a la emoción, a la tristeza, al desconsuelo.

Me siento valorada y despreciada. Querida, odiada e ignorada.

Lo bueno, es que me siento.

 

Tomar una decisión que va más allá de las millonadas que tomamos al cabo de un día genera una ansiedad y un miedo terrible en mi caso.

Yo necesito un descanso emocional. Tantas experiencias vividas y trás un año de emociones fuertes me dejan debíl y convaleciente.

Yo soy enérgica y activa aunque hoy me siento un guisante en una paella.

 

Quisiera poder contar mi caos mental para recibir indicaciones a fin de ver solución pero, de nuevo, el miedo se hace latente y me escondo-escudo en mi.

 

Este no es mi blog de desahogo pero, curiosamente, una equivocación me ha llevado aquí y, como no creo en la casualidad, aquí lo dejo.

 

Anuncios

11 comentarios sobre “Decisiones

  1. Veo que en viva has dejado un comentario sobre Rabindranath Tagore, ¿y si te digo que yo tengo una historia bastante peculiar con Tagore que si te la cuento no me crees? ¿Es posible tanta cantidad de coincidencias? Te dejo este comentario aquí porque en viva es mucho más público. Pero hace unos seis años (como pasa el tiempo, por favor…) hice un trabajo en un centro cultural basándonos en Tagore. Era para niños y fue un éxito, no digamos mayúsculo, pero suficiente para nosotros.

  2. La parábola del caballo me hizo recordar a una parábola budista que quizá venga al caso. Un aprendiz de un convento se sentía molesto porque otros aprendices lo insultaban. entonces un maestro lo llamó aparte y le dijo: “si yo te hago un regalo y tú no lo aceptas. A quién pertenece ése regalo?” “A usted” Contestó el alumno. “Pues lo mismo ocurre con los insultos. Si no los aceptas, nunca serán para ti”. Cambia “insulto” por la acción que quieras: indiferencia, desprecio, traición, etc. (palabras que, dicho sea de paso, indican otras formas del insulto).
    Querida Latidos (permíteme la licencia de llamarte así, somos grandes y no creo que ningún tonto confunda esta expresión de sincero afecto; de comprensión a pesar de la distancia): espero que todo pase pronto, pero también espero que te encuentres de pie peleando por que esto sea así. Muchas veces los reveses de la vida nos derriban, es cierto, pero es nuestra obligación pararnos y enfrentar nuevamente a lo que nos ha derribado.
    Si alguien quisiera hacerle daño a tus hijos no se encontraría con una mera mujer, encontraría a una fiera. A una leona o una tigresa que lucharía con uñas y dientes por ellos. Todos estaríamos de acuerdo en que ello es lo correcto. Ahora, ¿estas haciendo esto mismo por ti? Porque tienes el mismo derecho. Pelear por ti es indispensable; caiga quien cayere. Pelear por tí es la regla número uno, hasta para defender a los tuyos debes estar de pie y en forma.
    Disculpa si dije algo inapropiado; pero el post es tan personal, que no puedo menos que contestar con el corazón en la mano.

    Toda la fuerza del mundo, Latidos. Y canta. Y grita, grita con todas tus fuerzas. Y cuando cantes, que sean canciones de victoria; después de todo fuiste tú la que puso el video con la Parábola de caballo ¿No?

    1. Borgeano, bendita equivocación poner aquí esta entrada. Ayer tuve un día “distinto”. Terminé, ya ves, ni sabiendo donde escribia. Tus palabras me llegan muy hondo. Efectivamente, hoy debo coger la arena que me lanzan para seguir subiendo, convertir los insultos en regalos rechazados y sacando uñas y dientes para defender lo mio, a mi.
      Hoy más que nunca, tus palabras me dan fuerza. Hoy no hay frase ya escrita capaz de despertarme más que tu acertado comentario.

      Hoy “mil gracias” nacen en lo más profundo de mi alma.

      1. Bueno, se nota en el tono de tus palabras que te encuentras mejor; me alegro por ello. Tu día recién comienza y espero que sea para bien. como canta Serrat: “Hoy puede ser un gran día…”
        Los mejores deseos.

      2. De nada mujer; no olvido cuando TU estviste ahí. lamentablemente (por una parte), el tiempo de estar aquí se agota. Mañana será mi último día en este horario (y en cualquier otro, dicho sea de paso); y el sábado ya me voy de viaje por unos días, así que pasaré por la red cada tanto.

      3. Ay! No sé como lo voy a llevar. Por favor, no dejes de escribir. En tu blog, en Viva, en Latidos…… donde quieras, pero no dejes de hacerlo. lo demás no tenemos la culpa de nada. No nos quites nuestro regalo, el regalo de leerte.Ni imaginas lo que se aprende y disfruta contigo. Mil Gracias

    1. Si, Hola Candy. Si, justo llegas en un momento de desahogo, efectivamente. Este no es precisamente el lugar que utilizo para tales menesteres. En un ataque de atorruyamiento lo escribí aquí y ya no quise cambiarlo. Pero como todo es para bien, mira, me sirvió para conocerte. Encantada y espero verte más porque será señal de que estas disfrutando. Un saludo.

Cuéntamelo.....

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s