Publicado en EL TIEMPO

Astenia otoñal

Siempre hablamos u oímos hablar de la astenia primaveral. Ese estado de ánimo que suele afectar a la llegada de esta estación y que se caracteriza por distintos síntomas según la persona. Unos pueden volverse totalmente enérgicos, dinámicos, activos, etc mientras que otros sufren como una especie de depresión light que dura unos días hasta que su cuerpo se adapta a las nuevas temperaturas.
De siempre, desde antes que existiera Internet, a finales de Septiembre principio de Octubre, sufro unas sensaciones desagradables que me bajan mi ánimo y me restan energía.
Alguno saber no sabido había en mi pues siempre le achacaba dicho estado a la falta de luz solar. Mi frase era: “yo soy como las calculadoras, trabajo con la luz solar”.
Sin embargo, la semana pasada trasteando de madrugada en Internet llegué por asociaciones varias a páginas tituladas “Astenía Otoñal” y, por supuesto, entré y me quedé.

Hay artículos realmente interesantes que si alguien necesita puedo remitir aunque todos, de mejor o peor forma vienen a decir lo mismo que yo paso a resumir por si no teneís ganas de navegar. Así, también, me conoceís un poco más a mi en esta época del año.
La astenia otoñal es menos conocida que su equivalente primaveral. Sin embargo, cada vez más personas presentan este trastorno. La mala adaptación a los cambios estacionales se manifiesta como un desorden biológico que suele durar unos pocos días o semanas.
Los síntomas más comunes son el cansancio, la debilidad generalizada, somnolencia, bajo estado de ánimo, falta de concentración, apatía, irritabilidad, falta de apetito e incluso, reducción de las defensas del organismo, lo cual nos hace más propensos a infecciones.
La causa fundamental de la astenia otoñal es la reducción de las horas de luz que controla la glándula pineal, la cual segrega melatonina, hormona responsable del control biológico y las emociones. Por eso, al disminuir la luz solar, en otoño se produce un desequilibrio interno que afecta el sistema emocional. Teniendo en cuenta todo lo anterior hay una serie de consideraciones que se pueden llevar a cabo para hacer de la astenia primaveral un compañero menos molesto.

Consejos:
– Procurar un alimentación sana y variada. Respetando en la medida de lo posible los horarios de comida.
– Realizar actividad física regular prioritariamente al aire libre y durante las horas del día. La actividad física moderada como caminar una hora al día supondrá un mayor cansancio físico mejorando la conciliación del sueño. Además la exposición a la luz del sol reducirá la presencia de melatonina y la sensación de cansancio durante el día será menor.
– Del mismo modo es importante una actividad intelectual activa. Hacer tareas en ocasiones tan sencillas como los pasatiempos o la lectura estimula cognitivamente y evita la rumiación de ideas negativas que acompañan al sentimiento de tristeza propio de la astenia otoñal.
– Regula progresivamente los horarios y actividades para normalizarlos y adecúalos a las jornadas laboral o académica.
– Algunos especialistas recomiendan los complejos vitamínicos. El hecho es que una alimentación adecuada aporta las vitaminas suficientes al organismo pero pueden ser necesarias para los que aun no han ajustado sus hábitos de alimentación. Lo cierto es que los complejos vitamínicos suelen llevar sustancias como ginseng, taurina, cafeína o carnitina que estimulan el sistema nervioso aliviando la sensación de cansancio y en ocasiones pueden ser una ayuda adicional aunque no conviene abusar de estas sustancias.

Será y es una tontería pero desde que he leido estos artículos, que agradezco enormemente a sus autores, he puesto nombre a mi “padecimiento”. Utilizar la normalidad para analizarse a uno mismo es el mejor método para mejorar.
Perdonar una entrada tan larga. El apasionamiento por el tema no me deja recortar y, aún así, podría escribir y escribir muchísimo más.

Una amiga mía profesora de Arte Dramático me ha dicho que la mejor terapia en estos días es rodearte solo de la gente que te quiere. El amor y la fuerza interior cura todo.

Anuncios

10 comentarios sobre “Astenia otoñal

  1. Acabo de leerte esta entrada, y me he dado cuenta de que sin saberlo, tenía alguno de estos síntomas siempre que volvía de mis vacaciones estivales, y me encontraba con problemas de adaptación.

    Gracias por escribir sobre ello. Lo imprimo y lo guardo. Un abrazo.

  2. HEMOS DE ESTAR SIEMPRE RODEADOS DE CARIÑO, DE AMOR, PORQUE ES NUESTRA VERDADERA NATURALEZA.
    Y CURIOSAMENTE MIS BAJONES DE DEFENSAS HAN SIDO EN ESTA EPOCA DEL AÑO.
    PARA MI LA PINEAL NO ES UNA TONTERIA… ES LA LLAVE PERDIDA…

Cuéntamelo.....

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s