Publicado en EL TIEMPO

Madrugada

Cuídate

Una fiesta esperada, un amor deseado, un sueño cumplido. Por fin aquel chico apuesto y galante quiso acompañarla a casa. Habían sido años de instituto a la sombra buscando eternamente el cruce de miradas que le produjese una noche de ilusión.

El camino era largo y oscuro. Entre el sonido del vaivén de los árboles, la brillante luz que depositaba sobre ellos la luna casi llena y el sonido de su voz hablándole fueron cayendo en el cliché romántico ansiado por la pareja. Se detuvo, giró el cuerpo de ella agarrándolo por los hombros y la besó.

Las famosas mariposas estomacales salieron a la luz. Estremecida y temblorosa acercó sus labios con la ternura de la pasión recorriéndole un escalofrío penetrante todo el cuerpo. Era el momento mágico tan esperado y ahora se había convertido en realidad.

Él la abrazó mientra acariciaba la delicadeza de su piel. Se fundieron en el amor pero quiso más. Comenzó aprentado sus jóvenes cuerpos y su respiración empezó a tomar forma. Fue metiendo sus manos por lugares inexploradas en la joven dama que, bien atemorizada, manifestaba tímidamente su deseo de finalizar la escena.

Él siguió.

Forcejearon hasta que pronunció aquellas duras palabras donde le aseguraba que si colaboraba todo iría mejor y más rápido. Vencida por el miedo obedeció.

Amacenió en aquel recóndito lugar después de varias escenas consumadas. Se vistieron y la acompañó a casa como bien le prometió.

La conocí años después. Separada y con dos hijas, cantante y bohemia sin raíces por el mundo.  Imposible mantener una relación estable. Sentía serle infiel a cualquier hombre que se le acercase a los mismos que jamás desveló su secreto.

Se culpaba enormemente de asentir todo por miedo a que la matase.

Cuidemos los momentos de amor, sobretodo en adolescentes, se confunde y luego pasan tremendas facturas.

Anuncios

8 comentarios sobre “Madrugada

  1. Nuestra mente es mucho mas fuerte de lo que pensamos. Quedan resquicios y pequeños traumas escondidos por ahí, y de repente cuando se creían olvidados salen a la luz. Besos
    Ana

Cuéntamelo.....

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s