Publicado en EL TIEMPO

!!AY!!

Mi perrita

A más mayor más ridículo hago.

El Sábado por la mañana, como cada día de fiesta y vacaciones, saqué a mi perra a correr. Aunque es buenísima, debido a la ley que rige a los animales, la llevo atada muy cortita. Vamos corriendo hasta la playa y allí la suelto y jugamos un gran rato. También la cepillo bastante y, por supuesto, desde el día de Reyes, hago unas fotos impresionantes.

Estamos más o menos una hora, como de 6,30 a 7,30h aproximadamente. Aunque la verdad, es que esperamos ver amanecer desde que tenemos la maravillosa cámara. A la vuelta compramos el pan calentito y para casita.

Este Sábado sin faltar, realizamos esta misma operación. Pero un pequeño matiz le dió un giro. Cuando íbamos por el paseo parítimo, poco antes de llegar a la arena, mi perra rodeo un poste de hierro que impedía la entrada a coches en esa calle. Yo no lo rodee de forma que las dos nos caímos al suelo de rodillas.

!Qué vergüenza!. Solo nos vieron los coches que a esa hora pasaban por la calle, que por ser Sábado, eran poquísimos.

Ella pegó una bote impresionante pero yo me quedé clavada en el asfalto con las dos rodillas bien hincadas. Durante unos segundos estuve dudando entre llorar, llamar a mi marido, despertarlo y hacerle venir por mi (6,30 h) o levantarme y seguir. Opté por lo último. Con gran dignidad y la ayuda de mi compañera de faenas, me levanté.

Hablé con ella y le dije que estas cosas en caliente no duelen tanto, que le daba la posibilidad de dar un paseo pequeñito. Así hicimos. Bien sucias bajamos a la playa, no corrimos, ni saltamos. Nos sentamos tranquilamente frente al mar. Lo peor fue subir la cuesta pero lo hicimos. (Al llegar a casa me hice la cera por si tenía que ir al hospital, cosillas de mujeres).

Ya han pasado dos días y ando que parece que me faltan las piernas. Una amiga mía se pasó todo el Sábado imitándome para que nadie notase mi minusvalía, es decir, que aparte de la cojera mi constante ataque de risa hacía de mi una piltrafilla andante.

No sé como lo disimularé hoy porque está claro que tacones me pongo. No está el trabajo para ir en zapatillas deportivas.

Ló más destacable de todo esto es la actitud de mi perra, mi Golden.  Sentada en suelo ella metía su cabeza en mi cuello con intentando consolarme a la vez de empujarme para levantarme. Fue alucinante verla ayudar con todo aquel cariño. Es por algo que son las perras de los salvamentos.

Anuncios

24 comentarios sobre “!!AY!!

  1. Los perros saben cuando sus amos necesitan cariño y cobijo. Y en cuánto a tus rodillas, todo será cuestión de unos días, pero duele mucho. En fin, ya pasará. espero que estés mejor- Besos
    Ana

  2. Bonito post, cui´date esa rodilla, en cuanto a tu perra es preciosa, la casamos con mi willy? ajajaa
    NIña no te averguences de ser como eres eres estupenda además de guapa
    Muaskk

  3. Jajajajajaja Te estoy viendo y siento tu dolor porque tambien me ha pasado jajajaja! (Duele mas la vergüenza que pasas, lo se)
    Y al dia siguiente ya solo duelen las rodillas y te entra la risa floja… épico!
    y lo del perrito lo entiendo tambien… mi perra, cuando estoy triste apoya su cabeza en mi muslo y me mira toda la tarde… Uf!
    Un besito poseído!

  4. Hola Latidos, espero que ya estés mejor de las rodillas. A mi me pasó algo parecido hace unos años, solo de pensarlo me da vergüenza. Era por la mañana a primera hora, me dirgía a trabajar a la gestoría, había llovido barro, era verano… Me resbalé en el paso de peatones, en las rayas blancas, me quedé cuál bailarina de ballet abierta de piernas y sin poder moverme, Me manché de barro hasta las pestañas… la gente pensaba que me había roto una pierna porque no me podía levantar… Todo un espectáculo… Total tuve que dar la vuelta y volver a casa a ducharme y cambiarme.

    Un abrazo Latidos!

    P.d. Una perra preciosa!

    1. Lo peor es la tremenda vergüenza que se pasa. Yo sentí miles de ojos mirándome y no había nadie en la calle porque era bien temprano. Yo seguí el paseo y ya en casa me curé. El dolor vino al día siguinete, pero poca cosa. Gracias por tus palabras.
      Mil besos.

    1. Amo traemendamnente a los animales. El tiempo que viví sin nadie todo el mundo me preguntaba como podía sostener la soledad y siempre respondía que con mis dos perros jamás estaba sola. Los animales me enseñan a amar. Besitos.

  5. Pues el relato es tragicómico, por cierto. Al igual que los muchachos de aquí arriba, lo de la cera fue el punto más alto. Muy, pero que muy gracioso. Espero ver más posts como éste aquí. Da gusto poder pasar por aquí y reír contigo.
    Lo de la perra no es de extrañar, por el contrario.
    Cariños ¡Y sigue sacándole chispas a la cámara!

  6. Buenísimo lo de la cera.
    Una que yo conozco, se puso una noche de madrugada a limpiar y recoger la cocina porque se encontraba mal y había llamado al médico de urgencias y no fuesen a encontrar la casa desarreglada….
    Cosas de mujeres, como tu dices. 🙂
    Saludos.

  7. Habría que verte!!! jajajaja.
    Depilarte? jajajaja Si yo tengo la manía de ponerme todos los días calzoncillos limpios por si me pasa algo, no por otra cosa.
    Los perros….que decir, mejor que las personas.
    Mejórate robocop.
    Besos

Cuéntamelo.....

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s