Publicado en EL TIEMPO

La boda

He estado algo ausente estos días pero es que… he estado de boda.
Me encanta que las personas se casen sellando su amor con la sana de intención de que sea para siempre, hasta que la muerte los separe. Vestirse de princesa y príncipes y mostrar su amor en público, todo eso me encanta pero, por favor, que no me inviten.
LLevo más de dos semana liada con la dichosa boda. La primera semana era la de la intencionalidad. Es decir, mi intención única era no ir por lo que me pasé una semana machacando literalmente a mi marido y a mi suegra con todos los puntos en contra de nuestra asistencia.
Una vez que vi que mi batalla estaba perdida comencé los preparativos de la boda.
Vestirnos tres personas para semejante evento es muy latoso y costoso. Mi marido decía que daba igual como fuésemos y yo le recordaba malíficamente que en los pueblos las personas aprovechan estas ocasiones para lucir unos trajes impresionantes, con tocado y pashmina incluida.
Me voy a ceñir al día en si porque esta historía sería interminable.
Mañana del Sábado:
Me levanté bien temprano para irme a Málaga a la peluquería. Allí pasé tres horas largas haciéndome todo lo posible para estar impecable; cejas, manos, labios, mentón, piernas, pelo con tratamiento de partículas de oro y aceites de Argán, etc.
Luego, en cuanto puse un pie de la calle, comenzó a llover. ¿y ahora qué?.
Tuve que ir a un Mercadona lejano de mi zona porque era el único que tenía aparcamiento dentro. Compré lo justo y para casa.
A las 13h. estábamos comiendo y empezábamos la reconstrucción de la bestia en bella.
A las 15 h., arreglados como puertas de droguerías, salimos rumbo al pueblo más lejano que hay, cerca del límite con Sevilla: Almargen.
Casi dos horas de camino. Todos juntos con mis suegros incluidos. Mi suegra aprovechó nuestras imposibilidad de huida para narrarnos todas las historías familiares macabras de la familia.
LLegamos, lloviendo a mares, y nos fuimos para la Iglesía.
La novia llegó como hay que llegar, con un vestido palabra de honor, blanca de piel como manda Marzo lluvioso y, al estar un poquito gorda, las mollitas salían por encima, pero muy feliz.
No hicieron misa por lo que el acto quedó resumido a una especie de antojo del sacerdote que se desvivia en mandarnos callar y dejar de hacer fotos.
A las 18 h, todo listo. Solo había que esperar 3 horas hasta el convite. Nos fuimos a un bar de pueblo arregladísimos a tomar café pues la tarde no pedía otra cosa. Aquí volví a insistir para que nos fuésemos y casi lo logro con mi suegro pero no fue suficiente.
La celebración en Coin, a dos horas. Otra vez carretera y “pa lante”.
Frio no hacía, no, hacía lo siguiente. Lo novios llegaron tarde. Nos congelamos en la puerta, muy bien para ahorrarse la bebida del principio. Hubo una señora para aventurera que pidió un caldito pero no se lo dieron.
Dentro del salón no faltó un detalle. Entraron con brindis, power points de las amigas para poder llorar agusto, regalitos en las mesas, tres power más con fotos de ellos. Otro power interpretando una canción. Aplausos, vivan los novios, etc, etc, hora y cuarto entre plato y plato . !!Ah!! no se me puede olvidar que cada vez que salia un plato los camareros entraban en el salón en fila al ritmo de una músida de tambores. (A mi marido y a mi nos recordaba a la canción del Polar Expres del chocolate). 10 personas por mesa cuando solo cabían seis. Los niños aparte y bien lejos para que las madres no comiésemos mucho y nos paseásemos con los tacones de 20 cms. Bueno, en resumen, tremendo.
Llegamos a casa más de las 3h y porque fuimos los primeros en irnos.
Ayer Domingo, estábamos muertos. Ropa que el día antes era intocable ahora estaba revuelta en el cubo de lavar. Zapatos sucios, cámaras para descargar, etc.
Yo me he pasado el Domingo durmiendo y viendo Harry Potter. No daba para más.
Casaros todos pero, por favor, no invitarme.

Anuncios

13 comentarios sobre “La boda

  1. A mí se me había olvidado lo que era ir a una boda. La última fue hace seis años, pero recuerdo los años 90 que tenía de media dos bodas al mes, sin exagerar, y fui a todas. Te juro que eso me pasa ahora y no voy… Besos
    Ana

  2. Hola preciosa yo también hee stado ausente pero ya estoy aquí y me has emocionado siempre lo consigues cielo, me alegro que hayas estado de boda y lo hayas pasado muy bien….
    Besos con mi alma querida mia

  3. Jajajajajaja Tremendo! que te inviten a ua boda me parece una de las mayores putadas que te pueden hacer… Creo que por eso se invita a toda la familia!!!! Esto… que es eso de arreglada como una puerta de drogueria??? No lo habia oido jamas! jajajajaja Ains niña, como te entiendo… No voy a una boda yo ni atada, y si voy, a mi royo y a quien no le guste… ya conoce a Nieves. Venga, reconoce que te lo pasaste bien, haciendo turismo y eso jejejeje.
    Besos posesos.

    1. Te cuento, en Málaga, cuando las droguerias eran solo droguerias, se caracterizaban porque tenian franjas de colores pintadas a los lados de la puerta de forma que desde lejos se sabía perfectamente donde habí este comercio. Ahora, a vista de dos días, si creo que algo bien me lo pasé. A la próxima vamos juntas.Mil besos.

      1. Mira ves, siempre se aprende algo… estooooo mejor te invito a una parrillada que yo en las iglesias no entro, ya sabes… soy persona non grata! 😀

  4. Jejeje…. es un maraton.. pero.. una boda, siempre vale la pena. Cuando… no sé, parece que todo va a ser bonito, y es mágico. A mi me gustan las bodas, aunque lloro como una condenada. Besos latiditos. 🙂

    1. Hola, preciosa madrugadora. Yo no puedo con ellas. Tan solo cuando es de una persona muy cercana si, pero estas en las que ni siento ni padezco… Me apasionan las ceremonias. verlas entrar, las palabras del sacerdote, la música… esta parte la vivo con muchísimo cariño. Pero desde que salen de la Iglesia y nos tienen tres horas esperando ya pierdo el gusto. DE hecho en mi boda el convite fue un cotel en un hotel muy cercano a la Iglesia y en dos horas estábamos todos listos. Los amigos nos felicitaron. Nadie se compró nada especial y fue ameno y rápido. Disfrutámos muchísimo. Mil besos guapa.

Cuéntamelo.....

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s