Publicado en EL TIEMPO

De cuero

Abracito2

Corríamos desafianzo al dueño del local. No sé cuántos pero al menos éramos más de dos. Unos subian, otros corrían, todos nos escondíamos, jaleo, eso era todo, mucho jaleo.

Cuándo terminamos de cumplir todo el plan te subiste a una mesa de playa, abriste la ventana y llamaste enérgicamente al malvado dueño de aquellas pertenencias. Abajo, una piscina con miles de bañitas jugando. Gritaste con desesperación y todos se salieron del agua momento en el que aprovechaste para lanzar aquello que parecía ser un ácido. Te disponías a lanzarte. Muriendo quemado moriría el autor de aquellos hechos y todos quedaríamos libres de culpa. Tan solo duraba la efervescencia unos segundos. Debías precipitarte ya pero comenzaste a negociar. Diste un salto en mi sueños y ya estábamos todos reunidos en el  umbral de la casa. Te habías vestido de motero, todo negro, como sabes que me gusta. Éramos 5 o 6.

Comencé a llorar sin consuelo y me preguntaste, bajo la mirada fijada de los otros, el motivo de mi dolor. Varias veces escuché tu voz hasta que pude susurrar:

– Por favor, no lo hagas.

Quitaste tu mirada dura, me abrazaste y sentí tu amor.

– Por ti no lo hago.

LLoré en tus brazos.  Sumergida en tu piel de cuero fue cambiando angustia por protección. Sonó el timbre de la casa y me aferré a ti pidiendo compasión.

La tenía toda, simplemente no era timbre sino mi despertador.

Aún sigo abrazada a ti. Me gusta cuando te cuelas en mis sueños solo para protegerme.

Anuncios

18 comentarios sobre “De cuero

  1. Una gran narración resuelta dramáticamente por la cauterización que aporta el despertar a la realidad. Un hombre derrumbado precisado de redención… y una mujer capacitada para la salvación. Gran tipo de mujer, enorme esencia de mujer… Valores humanos al aire…
    LA, mi felicitación y, claro, un buen abrazo.

      1. LA, no es dejadez: ha sido asunto de una asistencia a un Encuentro Literario, de la preparación, de un viaje con alternativos efectos turísticos y hasta de un descomunal trancazo recogido por esas duras tierras castellanas. Luego están algunas intenciones de escribir… ya veré…
        Esa narración caló con efecto bueno y balsámico.

        Mi saludo y beso amigo, pues que el abrazo lo has guardado. Graciñas… Buen día.

Cuéntamelo.....

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s