Publicado en EL TIEMPO

A pesar de todo yo quiero uno

Anuncios

34 comentarios sobre “A pesar de todo yo quiero uno

  1. ¡Pues yo, no!
    Yo no quiero uno de esos, eso es pecado; esos inventos son cosas del demonio, que me lo dijo un cura, y yo no quiero pecar.
    Pero, ahorraré, a ver si puedo regalártelo.
    Un besillo.

      1. Uff, no te lo pienses mucho, esa duda es difícil de resolver. Mira tus opciones… ¡y yo qué te puedo decir si estoy medio perdido!
        Solo te pido, que relajes, que seguramente es complicado, pero inténtalo. Mi brazo estará ahí, intangible pero cierto.
        ¡Vamos!
        Mil besos

      2. No te sueltes, por favor. Estoy haciendo un tremendo esfuerzo, no te sueltes.
        Verás, desde allá arriba, lo diminuto que somos: hormigas corriendo de un lado para el otro, y entonces, conmigo, echaremos una carcajada de felicidad.
        Sujétate a mi brazo, y bailarás en las nubes, como un hada con su traje de seda, el cabello revuelto, y los violines mudos: no encuentran que música tocar, tu baile los atolondra.
        Querida Lati, danza, danza, que yo cantaré una bella canción para ti.
        Un millón de besitos.
        PD.- Te envié un correo, ¿lo viste?

      3. Dios mío, por un momento me he sentido flotando segura y soñadora. No he visto tu correo. ¿Dónde lo has mandado? El correo que siempre leo es mariquijote@gmail.com Tengo más, entre otros uno de Latidos que apenas veo pero sabiendo que puede estar allí ahora mismo paso a verlo. Mil besillos y me voy impaciente.

Cuéntamelo.....

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s