Publicado en EL TIEMPO

Asi es la vida

El Domingo mi hijo de cinco años me dio una gran lección.
Estábamos en casa de unos amigos que tienen una niña meses mayor que nuestro niño. Los dos jugaban en la terraza  con las construcciones, hacían torres altas sobre ruedas, cada uno la suya.
Yo llegué con la escena ya iniciada en donde la niña, muy enfadada, regañaba a mi hijo. El padre la ella, muy amigo nuestro, le quitaba la razón. Me acerqué simplemente a observar, porque tengo la clara idea de que los padres no debemos meternos en historias de niños a no ser que la cosa llegue a mayores ya que los niños enseguida se perdonan y nosotros somos muy rencorosos.
La chiquilla estaba al borde de un ataque de histeria sin poder decirme que le pasaba mientras mi hijo bien concentrado seguía montando su torre. Ella, estallando en ira, terminaba la explicación diciendo que él la había llamado “Guarra”. Me extrañó porque conozco a mi hijo y además no es una palabra usada por él. Le pregunté y el alzó su mirada y sin decir palabra giro la cabeza de izquierda a derecha, bajo la mirada y siguió jugando. No le dio la mayor importancia.
El padre de nuestra amiguita dijo en voz alta que el pequeño no había dicho nada, que era su hija la que buscando justificación a su mal hacer se había inventado todo.
Por si acaso, llamé a mi hijo aparte y le recordé la confianza que yo tengo en él, pero el volvió, con santa paz, a negarlo, me dio un besillo y siguió jugando.
El padre me tranquilizó pues había vivido la escena y justifico a su hija por el cansancio acumulado en el fin de semana (lo hemos vivido a tope).
Un niño de cinco años, me mostró cual es la actitud que se debe tener ante aquellas situaciones que nada van con nosotros. Su calma y saber hacer fueron para mi un gran ejemplo.

Anuncios

30 comentarios sobre “Asi es la vida

  1. SU CALMA Y SABER HACER ESTABAN BASADOS EN TU CONFIANZA EN EL, Y EN QUE EL LO SABE.
    EL AUN DESCONOCE QUE EN EL MUNDO DE LOS ADULTOS EXISTEN LAS ACUSACIONES FALSAS Y GRATUITAS.
    EL AUN ES UN ALMA PURA.

    UN SALUDO.

  2. Los niños suelen enseñarnos las más grandes lecciones, justamente cuando menos las esperamos. Ante ellos siempre terminamos siendo alumnos y no maestros. Felicidades por tener un nene tan sabio. Aprovecho para exhortarte a que sigas observando, así aprenderás más y nos enseñes a todos los que te leemos.
    Agnyez!

Cuéntamelo.....

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s